Presidente Emilio Estrada y Carmona

Da clic en la imagen para ver la lámina en tamaño completo
Administración.- Presidente Constitucional: del 1 de septiembre al 21 de diciembre de 1911. Biografía.- Emilio Estrada y Carmona nació en Quito el 28 de mayo de 1855 y fue bautizado el 29 de julio del mismo año, siendo sus padrinos el general José María Urbina y doña Teresa Jado de Urbina. Los primeros estudios los hizo en el colegio Vicente Rocafuerte de 1863 a 1869. Murió en Guayaquil el 21 de diciembre de 1911. Estrada fue defensor incólume d ellas libertades públicas. No era el hombre veleidoso que se amolda a las situaciones y pliega a los honores, ni siquiera a los provechos y ventajas que proporciona la política. Cuidó de su conciencia hasta atraer el respeto de sus propios enemigos. Datos.- Don Emilio Estrada tomó posesión de la Presidencia de la República y comenzó de inmediato a demostrar sus condiciones de notable político, de hombre que conocía a fondo los problemas de Ecuador. Un médico americano informó a Alfaro que pronto moriría como así sucedió el 21 de diciembre de 1911. Don Emilio Estrada en su rauda administración inició trabajos para la explotación petrolífera de Santa Elena, creó el Cantón Pedro Moncayo en Pichincha el 30 de septiembre de 1911 Aspecto positivo Estrada generoso con su dinero, enérgico y franco frente al poder como lo atestiguan algunas cartas dirigidas a su amigo Eloy Alfaro: "No concibió jamás que un ciudadano defraudara los fondos públicos", escribe Víctor Emilio Estrada Sciacalaga en "Vida de un Hombre", biografía de su padre, a quien defendió de las intrigas del militarismo alfarista. Aspecto negativo Como deudas del liberalismo se registran la tolerancia a la antigua estructura de la propiedad y a las relaciones sociales injustas, el fraude electoral y la esterilización de los partidos políticos. Hay que añadir a los pasivos del liberalismo radical el recurso al caudillismo, la incapacidad de formular un pensamiento social y la contradicción entre los principios y la práctica cotidiana, explicable quizá por las circunstancias.