6 de Marzo de 1845: Revolución Marcista

Da clic en la imagen para ver la lámina en tamaño completo


Muy pocas transformaciones políticas podrán haber tenido en América tanta proyección y nitidez como la del 6 de marzo de 1845, conocida también con el nombre DE REVOLUCIÓN MARCISTA. Por eso, en el recuerdo que se hace cada año se la revive en el alma nacional; la Patria palpita en cada ecuatoriano con más intensidad como de costumbre, porque fue ese acontecimiento magno de 1845 el gestor de rumbos de inamovible independencia, nacionalismo y democracia que no debemos dejar en la indiferencia y languidez.

El pueblo, al sentir la opresión inadmisible de la dictadura floreana que llevó al país al borde del descalabro económico y social, respaldó en forma unánime y encendida de patriotismo, la transformación que gestó un grupo de connotados hombres de Guayaquil, el 6 de marzo de 1845 estalló en este puerto, coincidiendo con el estado de convulsión que reinaba en general en el país.

Una formidable insurrección popular ocurre en aquel entonces en Guayaquil, cuando el Cabildo y las masas populares desconocieron al gobierno de Juan José Flores, nombrando un Gobierno Provisional compuesto por tres eminentes estadistas e intelectuales; José Joaquín Olmedo, Vicente Ramón Roca y Diego Noboa. Con el fin de llevar a cabo sus propósitos se organizaron vertiginosamente fuerzas armadas, y se emprendió en una de las luchas más sangrientas que se registra a través de la historia, destacándose esta época por la convulsión reinante.

CAUSAS
Las principales causas que motivaron la Revolución del 6 de Marzo de 1845 son estas: el prolongado período del régimen de Juan José Flores que asumió el poder por tercera ocasión. El recuerdo del odioso tributo al cual se obligó a numerosas víctimas. Algunas reformas desagradables establecidas en la Constitución Política del Estado. La tremenda " Carta de la Esclavitud", era un documento pleno de elocuencia para comprender hasta qué extremo el floreanismo tirano quería oprimir y ahogar al pueblo ecuatoriano.

HECHOS
De la siguiente manera estalló esta revolución; " Al amanecer del día 6 de Marzo de 1845, el Tcrn., Ayarza y el general Elizalde, se dirigieron al Cuartel de Artillería de la ciudad de Guayaquil con el propósito de tomárselo, para lo cual el oficial de guardia ya se había comprometido anticipadamente con los revolucionarios, entonces fue tomado éste fácilmente.

Ante estos hechos explosionados de civismo; la juventud contagiada de eufórica valentía acude presurosa a pedir armas, para participar en la lucha y formar filas con oficiales, soldados, los notables de Guayaquil, gente de buena voluntad que plegaba a la revolución.

De inmediato las huestes revolucionarias entablaron fuego en proporciones; los luchadores revolucionarios llamados MARCISTAS, mantuvieron una larga y dura pelea como encarnizada lucha con los partidarios del gobierno de Flores, hasta ver coronadas sus aspiraciones con la conquista de la victoria al lado de los marcistas.

Los hechos posteriores a esta Revolución quedaron comprendidos en un Acta celebrada entre las dos partes o bandos combatientes; entre otras cosas se declaraba en ella, el desconocimiento de la autoridad del presidente Juan José Flores. Todos los actos, leyes y decretos posteriores al día de terminación del mando de Flores, quedaban sin ningún valor. Así terminaron los 15 años de dominación extranjera en el Ecuador, por el ejercicio del mando del venezolano Juan José Flores.

Con el fin de conmemorar este acontecimiento de la Revolución, los autores de ella, por razones obvias adoptaron una bandera inspirándose en un pabellón del año 1820, ideado por Olmedo; la bandera era de tres franjas paralelas al asta, blancas las extremas, y del medio azul, con tres estrellas.

Después de firmado el Tratado y convenio de " Virginia", Juan José Flores recibió 20.000 pesos, saliendo del Ecuador rumbo a España.
Rendimos reverente homenaje a los patriotas del 6 de Marzo de 1845; quienes demostraron un civismo heroico, en defensa de los sagrados intereses de Guayaquil y la Patria. Arriesgaron sus vidas para defender un ideal tan fervoroso y diáfano como fue el inspirado por Olmedo, Roca, Noboa, Elizalde y muchos más.

Esta importante Revolución del 6 de Marzo de 1845, abrió nuevos y decisivos rumbos para la Patria.

Fuente: Libro Fechas Históricas y Hombres Notables del Ecuador y del Mundo
De: Humberto Oña Villarreal
Sala de Autores Nacionales

http://bibliotecadeguayaquil.com