Joaquin Gallegos Lara

Da clic en la imagen para ver la lámina en tamaño completo

Joaquín Gallegos Lara
nace en Guayaquil el año 1911.Quienes lo conocieron dicen de Joaquín Gallegos Lara que padecíauna grave malformación en las piernas, hasta el punto de verseobligado a caminar siempre apoyado en los hombros de sus parientes oamigos. Tenía once años de edad cuando vivió, a su manera, los hechos queluego convertiría en su gran novela: "Las cruces sobre el agua".Contaba diecinueve años cuando irrumpe en la literaturaecuatoriana con un libro de cuentos titulado "Los que se van", en el queparticipan también Demetrio Aguilera Malta y Enrique Gil Gilbert. Estosforman el núcleo de escritores llamado "grupo de Guayaquil" yposteriormente "Los cinco de Guayaquil", una vez sumados José de laCuadra y Alfredo Pareja Diezcanseco. "Los que se van" causó revuelo,rechazo por parte de algunos e incertidumbre de muchos. Los autores yel libro fueron acusados de brutales y exagerados en sus relatos sobrela cotidianeidad de la gente del campo costeño.
Hoy, sin embargo,reasentada la polvareda de su aparición, "Los que se van" es reconocidacomo una de las piezas más significativas de la narrativa ecuatoriana.Gallegos Lara militó fervorosamente en el Partido ComunistaEcuatoriano y combatió activamente a políticos e intelectuales de clasemedia que, según decía, pretendían erigirse en la direcciónrevolucionaria del país.

La iniciación de Gallegos fue, sin duda, precaria y vacilante... Seapasionó por los temas del pueblo costeño, pero le faltó la maestría deDe la Cuadra y de Gilbert ... El dominio narrativo le vino con la madurez.Se lo admira en su novela, que de veras le da derecho a una posiciónmuy destacada en la literatura hispanoamericana. Hemos dicho que elcaso personal, íntimo, de Gallegos Lara fue, sin duda, trágico. Su figurafísica era incompleta. El cuerpo, con su impresionante defecto ingénito,mostraba una especie de raigones flotantes en vez de las piernas. Puesbien, aquel hombre atormentado por su monstruosidad corporal no seresistió a introducir en su novela Las cruces sobre el agua una figura defenómeno: la de Malpuntazo, zaherida y befada por su propio autor,como en desahogo de odio a la imperfección personal que veía en sí mismo... La obra fue varias veces reeditada, se publicó en Guayaquil,en la Editorial A. G. Senefelder C.A. Ltda., en 1946.

El novelista tomó como soporte un hecho de la historia del puerto guayaquileño: el levantamiento popular del 15 de noviembre de 1922.Que tuvo un corolario sangriento. Entre los rebeldes sacrificados por lasbalas oficiales estuvieron los panaderos. Los angelicales obreros del pande cada día. Y sobre todo uno, cuyo nombre preside aún las tahonascálidas de la alborada; Alfredo Baldeón. El novelista se propuso evocarese acontecimiento y la vida misma de aquel hombre humilde ygeneroso. Pero advirtió que le era indispensable reproducir también laatmósfera en que exuda su existencia el pueblo de Guayaquil: la delbarrio pobre... el punto central de los episodios de Las cruces sobre elagua es la represión sangrienta por el ejército de los centenares degentes que salieron a las calles de Guayaquil en defensa de sus derechos..

Las Cruces sobre el Agua

1. La novela describe el recorrido vital de dos guayaquileños: Alfredo Baldeón y Alonso Cortés. El primero es hijo de Juan y de Victoria. Vive en una casa paupérrima del barrio del astillero de Guayaquil. A corta edad se enrola en el ejército para luchar en Esmeraldas. Allí, además de aventuras militares, tiene sus primeras aventuras amorosas. Después de un año decide regresar a Guayaquil. En esa ciudad trabajará duramente tanto en un taller como en una panadería. Se enamora de Leonor, una chica que vende cigarrillos en la calle. Tras un corto viaje al Perú en compañía de su tío, decide regresar a Guayaquil, donde se casa con Leonor. Los malos tratos que sufre en su trabajo y las continuas rebajas de las pagas, hacen que renuncie a la panadería y decida instalarse por su cuenta. Se dedica a fabricar pan con un compañero que tiene un horno, y a venderlo en el centro de la ciudad. Alfredo, Leonor y su madre viven en una casucha junto al basurero municipal. Otro personaje principal es Alonso Cortés que pertenece a la clase media baja y es desde pequeño íntimo amigo de Alfredo Baldeón. Intelectual por inclinación, intenta continuar sus estudios en la escuela Vicente Rocafuerte, pero la difícil situación económica por la que atraviesa su familia se lo impide, y comienza a trabajar como tinterillo. Posee habilidades musicales. Se enamora de varias chicas, pero el amor de su vida es Violeta, la vecina de arriba de su casa.

2. En 1922 la situación social en Ecuador está a punto de estallar. Los sindicatos de obreros de Guayaquil deciden ir, uno tras otro, a la huelga. Alfredo encabeza la lucha de los panaderos. El 15 de noviembre salen a la calle a manifestar su protesta contra la carestía de alimentos, la subida del dólar y los sueldos de hambre. El gobierno decide reprimir las manifestaciones, y el ejército comienza a disparar sobre la multitud de obreros, mujeres y niños. En la refriega, tras combatir heroicamente, muere Alfredo Baldeón. Ese mismo día, su mujer, Leonor, muere al dar a luz a un niño muerto. Por otro lado, Alonso Cortés, que simpatizaba con las reivindicaciones de los obreros, no se lanza a la calle por los ruegos que le hace su familia, aunque al enterarse de la desaparición de Alfredo va inmediatamente a buscarlo. Una vez que se calma la situación, Alonso decide romper su noviazgo con Violeta, pues considera que esa joven carece de sensibilidad social. Tras un largo viaje en compañía de su madre, regresa a Guayaquil, ciudad que ve transformada por la riqueza que manifiestan los edificios del centro de la ciudad, y por el continuo agrandarse de los suburbios de obreros. Al ver unas cruces sobre el agua del río Guayas, pregunta qué significado tienen; un negro estibador le explica que se colocan allí todos los 15 de noviembre, en recuerdo de los muertos que los militares echaron al río después de la cruenta represión anti-obrera.

3. El autor (1911-1947), pertenece al Grupo Guayaquil. La temática de su obra es localista; posee una pluma ágil para describir los ambientes sórdidos de los arrabales porteños. Hay una intención político-social en todas sus obras: denunciar la explotación del pobre por las clases adineradas. Las cruces sobre el agua es eminentemente social; denuncia las injusticias que sufrían los trabajadores en los años veinte en Guayaquil, pero propone como única solución la lucha de clases. El fracaso del movimiento del 15 de noviembre —hecho histórico— se debió, con palabras de Alfredo Baldeón —el protagonista— a que el pueblo no tenía armas. Cuando esté armado, podrá triunfar. El libro propugna la revolución, según esquemas marxistas. Las continuas referencias a acciones inmorales realizadas por los principales personajes de la obra, da a todo el libro un ambiente de sensualidad, aunque no llegue a caer en descripciones morbosas.

Obra Completa : http://www.scribd.com/doc/97746323/Las-Cruces-Sobre-El-Agua-Joaquin-Gallegos-Lara

Revisa nuestras Láminas más visitadas

.