Imágenes educativas para tus tareas e investigaciones escolares.




Buscar láminas

Posted by El Profe in , | septiembre 25, 2017
Da clic en la imagen para ver la lámina en tamaño completo

independencia guayaquil octubre 1820 historia revolucion octubrina

Luego de haber permanecido en Europa durante algunos años, entre 1812 y 1816, empapados de nuevos conceptos políticos, volvieron a Guayaquil don José de Antepara y el Dr. José Joaquín de Olmedo.

A estos dos guayaquileños, hay que sumarles al luisianes José de Villamil, quien por haber nacido en los Estados Unidos conocía bien los principios de independencia, democracia y república.

De manera clandestina, estos personajes empezaron a reunirse con diferentes grupos de guayaquileños ante quienes expusieron cuales eran las nuevas formas de gobierno que debían regir el destino de los pueblos libres, explicando además que los pueblos de América no podían ser gobernados por un monarca absolutista que disponía de vidas y haciendas desde el otro lado del océano.

Olmedo y Antepara hablaron en términos de independencia, refiriéndose a la libre determinación de los pueblos y al derecho de estos de elegir a sus propios gobernantes, hablaron de democracia y de República, y demostraron que era necesario realizar cambios sustanciales en las estructuras políticas y sociales de los pueblos de la América española.

Fueron tan convincentes los principios y argumentos independentistas expresados por Antepara, Olmedo y Villamil, que sus voces fueron escuchadas, y esas ideas de independencia, democracia, constitución y libre determinación, poco a poco... de boca en boca... empezaron a regarse entre todos los guayaquileños.

Fue entonces que, a mediados de 1820, procedentes de Lima llegaron los oficiales venezolanos León de Febres-Cordero, Luis Urdaneta y los hermanos, Luis Felipe y Miguel de Letamendi, miembros del batallón realista "Numancia", quienes habían sido separados de dicho cuerpo por sus expresiones de rebeldía y simpatías independentistas.

Los tres oficiales criollos encontraron en Guayaquil un ambiente conforme con sus ideales independentistas, por lo que los patriotas guayaquileños, al conocer las causas de su presencia en la ciudad, los invitaron a quedarse para participar en el movimiento revolucionario que se estaba gestando.
Y es que los guayaquileños sabían que para proclamar su independencia, a más de la fuerza consistente de sus ideas, necesitaban también la fuerza determinante de las armas y una gran cantidad de efectivos militares, fue por eso que con inteligencia y argumentos, contando además con la presencia de los oficiales venezolanos lograron convencer a la oficialidad de los regimientos acantonados en la ciudad, entre los que se encontraban el Cap. Gregorio Escobedo, el "Cacique" Alvarez, el Cap. Nájera y los sargentos Vargas y Pavón.
La revolución guayaquileña estaba en marcha.

El domingo 1 de octubre de 1820, don José de Villamil y su esposa, doña Ana Garaycoa, ofrecieron una fiesta en su casa del Malecón. A Villamil le pareció una magnífica oportunidad para reunir a los conspiradores, por lo que sin levantar sospechas, encargó a Antepara la misión de invitar también a todos aquellos a quienes considerara dispuestos a respaldar la idea emancipadora, incluyendo a los oficiales que comandaban los regimientos de la ciudad.

Esa noche, a mitad de la fiesta y sin llamar la atención de los presentes, mientras las parejas bailaban en el salón principal Antepara convocó a los conjurados en una habitación apartada, disimulada tras gruesos cortinajes, y los reunió alrededor de una mesa a la que llamó "La Fragua de Vulcano", con el propósito de ultimar los detalles del golpe revolucionario, acordándose que este se daría en las primeras horas del 9 de octubre.
Los días siguientes fueron de gran actividad: Los comprometidos en el movimiento independentista continuaron reuniéndose secretamente, y en una de estas reuniones consideraron la necesidad de nombrar un líder para comandar la revolución en marcha.

En su orden, los escogidos fueron Jacinto Bejarano, José Joaquín Olmedo y Rafael María de la Cruz Jimena, quienes se excusaron señalando cada uno poderosas razones.

Ante las inquietudes que se produjeron debido a esta situación, León de Febres-Cordero, en un arrebato propio de su fervoroso carácter, se interpuso ante ellos diciendo": "No es necesario seguir ocupándonos de tal asunto... Que cada uno cumpla con su deber en la parte que le corresponda, y basta... No necesitamos invocar otro nombre que el de la Patria... por ella vamos a arriesgarlo todo..."
A los pocos días, preocupado por que no se conocía nada con respecto a las campañas de San Martín y de Bolívar, y con la certeza de que los españoles mantenían en el Perú una gran fuerza compuesta por cerca de 22.000 hombres, y en Pasto, otra con 6.000, en un momento de indecisión Villamil sugirió que el movimiento debía ser aplazado.
Pero nuevamente surgió el talento y la decisión de Febres-Cordero, quien, comprendiendo que no había tiempo que perder, dijo: "¿Cuál es el mérito, que contraeremos nosotros con asociarnos a la revolución después del triunfo de los generales Bolívar y San Martín...?
Ahora que están comprometidos, o nunca; un rol tan secundario en la independencia es indigno de nosotros.

De la revolución de esta importante provincia puede depender el éxito de ambos generales en razón al efecto moral que esto produjera aunque no produjera nada más.
El ejército de Chile conocerá que no viene a un país enemigo y que en caso de algún contraste tiene un puerto a sotavento que se puede convertir en un Gibraltar. El Gral. Bolívar nos mandará soldados acostumbrados a vencer y desde aquí le abriremos las puertas de Pasto que le serán muy difícil de abrir atacando por el norte"

En la tarde del 8 de octubre los conspiradores se reunieron nuevamente en casa de Villamil para ultimar los detalles de la revolución, y a las 10 de la noche Escobedo regresó a casa de Villamil y le dijo que todo estaba listo para las dos de la madrugada, y que a esa hora lo esperaría en su cuartel. Entonces, despidiéndose, le dijo: "Adiós, hasta vernos triunfantes", a lo que Villamil le respondió "¿Tan cierto tiene usted el triunfo?", "No hay con quien pelear, ni una sola gota de sangre correrá", contestó Escobedo, con la seguridad de tener comprometida a toda la tropa
En las primeras horas del 9 de octubre de 1820 se escuchó repetidas veces el grito de "Viva la Patria", expresado por los patriotas que acompañaban a Villamil.
Al llamado de la Patria, ocultos entre los soportales y protegidos por las sombras de la noche, uno a uno los comprometidos con el golpe revolu¬cionario fueron llegando al Cuartel de Granaderos, situado en los bajos de la Casa del Cabildo (donde hoy queda el Palacio Municipal), cuyos miembros ya estaban comprometidos por Escobedo, y luego de pon¬erse de acuerdo y de asignarse las respectivas responsabilidades, cada uno partió a cumplir con su destino frente a la historia.

Febres-Cordero y el Cap. Nájera dominaron el Cuartel de la Brigada de Artillería, al tiempo que Urdaneta junto con Antepara, 25 hombres del Granaderos, los sargentos Vargas y Pavón y un grupo de civiles se apoderaba del Cuartel Daule (situado donde queda el antiguo edificio del Hotel Humboldt), cuyo Jefe el Cmdte. Joaquín Magallar murió con honor tratando de enfrentar la revolución. Minutos después, ese mismo grupo de patriotas capturó también la batería "Las Cruces" (situada en la orilla, a la altura de las calles Argentina y Gral. Gómez).
Finalmente, el "Cacique" Alvarez apresó al Gobernador y al poco rato, comprendiendo que era inútil luchar, se entregaron también las otras autoridades y los jefes militares.

En la mañana de ese 9 de Octubre de 1820, cuando brilló "La Aurora Gloriosa", Guayaquil ya era libre, para siempre, del dominio español.

A las diez de la mañana se constituyó una Junta de Gobierno que estuvo conformada por el Crnel. Gregorio Escobedo; el Dr. Vicente Espantoso y el Tnte. Crnel. Rafael María Jimena; quienes dispusieron que de inmediato se enarbolara la bandera de Guayaquil Independiente, formada por cinco franjas horizontales, tres celestes y dos blancas, y en la celeste del centro, tres estrellas blancas.
"Las tres estrellas representaban a Guayaquil, Portoviejo y Máchala. No podían representar a los tres departamentos: Quito, Cuenca y Guayaquil, porque estos fueron creación colombiana y en 1820 aún no existían (...) Esta bandera de Guayaquil, que sustituyó a la española en la misma mañana del 9 de octubre de 1820, es la primera bandera nacional de nuestra Patria"

Se anunció entonces por "bando" la libertad obtenida, y acto seguido "por el voto general del pueblo", al que estaban unidas todas las tropas acuarteladas, se proclamó de manera definitiva la libertad y se firmó el Acta del Cabildo del 9 de Octubre de 1820, que constituye de hecho el "Acta de la Independencia de Guayaquil" y por que no decirlo, de toda la Patria.
En la misma Acta quedó consignado que ese mismo día debía "recibirse el juramento del señor Jefe Político que se ha nombrado, y que lo es el señor don José Joaquín Olmedo, por la voluntad del pueblo..."

Ese 9 de octubre de 1820, por primera vez en nuestra historia, se mencionó de manera oficial la palabra independencia. Pasado el medio día, Villamil y Febres-Cordero insistieron ante Olmedo para que asuma el cargo de Gobernador Civil de la Plaza, y aunque este se excusó varias veces, tuvo finalmente que acceder.

Olmedo sabía que a la independencia obtenida había que darle el respaldo jurídico necesario para consolidarla; fue por eso que al día siguiente de proclamada, lo primero que hizo el Ayuntamiento, bajo su personal conducción, fue preparar la elección de un gobierno legítimo basado en el voto popular, para lo cual acordó convocar a una Junta Representativa de todos los pueblos de la Provincia Libre de Guayaquil, que debía reunirse en esta ciudad un mes más tarde.
El eco de la revolución de octubre retumbó en todos los rincones de la patria, y los jóvenes criollos, que organizaron las primeras tropas para intentar dar la independencia a Quito, llevaron a los pueblos del interior nuevos alientos y esperanzas de libertad e independencia
Posted by Editor in | septiembre 21, 2017
Da clic en la imagen para ver la lámina en tamaño completo
Lamina Fenómenos Físicos y Químicos


INTERACCIÓN ENTRE MATERIA Y ENERGÍA

La materia que nos rodea está sujeta a cambios constantes. Las plantas y la materia animal se descomponen, los metales se I corroen, el agua se convierte en hielo cuando la temperatura disminuye lo suficiente y vuelve a adquirir la forma líquida cuando se I vuelve a elevar, la erosión cambia b configuración de los suelos y los lagos y mares se evaporan parcialmente. Cuando se estudian I estos cambios se puede ver de Inmediato la posibilidad de clasificarlos en dos tipos de fenómenos: fenómenos químicos y I fenómenos físicos. Los fenómenos químicos son aquellos que producen la desaparición de ciertas sustancias y la formación de otras. Por ejemplo, cuando se queman tiras de magnesio metálico en una bombilla de destello para fotografía, parte del magnesio y porte del oxígeno desaparecen y en su lugar aparece un sólido incombustible en forma de polvo que es óxido de magnesio y que posee un conjunto único de propiedades. Considérese como ejemplo adicional los cambios que ocurren a medida que un tallo de maíz madura. En este proceso, el bióxido de carbono (CO2) y el agua (H20) desaparecen pues se convierten en azúcar de glucosa al crecer la planta. Gran parte de ésta se acumula en la mazorca del maíz y a medida que madura, la glucosa se convierte en almidón. El azúcar de glucosa que se forma tiene su propio conjunto de propiedades que lo Identifican y son completamente diferentes de las I del bióxido de carbono o del agua de los cuales se formó. A su vez, el almidón tiene propiedades diferentes a las de la glucosa. A I los cambios químicos se les llama también reacciones químicas. El segundo tipo de cambio, esto es, el cambio físico, es el que no produce la formación de sustancias nuevas. Por ejemplo, cuando el hielo se funde y forma agua, o cuando la arena se muele I en un polvo fino, no se forma ninguna sustancia nueva. Sin embargo, debe recordarse que en los fenómenos físicos sí cambian algunas I propiedades y ocurren transformaciones energéticas. Cambios de energía. Cualquier cambio, químico o físico, implica energía. I La energía de un cuerpo o de un sistema es b capacidad de dicho cuerpo o sistema para realizar un trabajo. El vuelo de un pájaro, I el rompimiento de la corteza del suelo durante el crecimiento de una planta, la combustión de la madera, el estruendo de un rayo, son I todas acciones en las cuales está Implicada la energía. Existen varios tipos de energía, energía calorífica, energía eléctrica, energía potencial, energía cinética, energía radiante, energía química y energía atómica. Todos estos tipos de I energía pueden transformarse de una forma a otra.

Si la luz emitida por un foco luminoso de luz blanca, tal como el sol o una bombilla eléctrica, pasa a través de una estrecha I rendija que hay en una pantalla opaca se obtiene un haz estrecho de luz. Situando una pantalla a cierta distancia de un prisma, se observa que la luz que incide sobre ella ya no es blanca". En su lugar se observa un espectro brillante de colores: violeta, azul, verde, I amarillo, naranja y rojo. Los cobres son los del arco Iris con el rojo en un extremo y el violeta en el otro. Sonido es todo aquello que se I puede percibir por medio del oído y cuyo estudio se conoce con el nombre de acústica. Se produce y transmite por medio de movimientos vibratorios y de ondas. Experimenta fenómenos como la difracción e interferencia, características de los movimientos ondulatorios. Para que se transmita el sonido es indispensable que se presente algún material sólido, líquido o gaseoso, entre la fuente sonora y el oído. La velocidad del sonido en el aire a 20 °C es de 344 m/seg, que corresponde a 1240 kilómetros por hora.

Un ejemplo del aprovechamiento de los fenómenos químicos consiste en la refinación del petróleo por medio de un proceso I denominado refinación a partir del cual se extraen, por procedimientos complicados de destilación fraccionada, muchos y diversos productos, desde los más ligeros como gasolinas y aceites hasta los asfaltos residuales. Como se ve, el aprovechamiento del conocimiento de cómo actúan los fenómenos físicos y químicos es de gran utilidad para el ser humano.

FENÓMENOS BIOQUÍMICOS

Respiración. En la respiración ocurre un fenómeno de oxidación lenta. El oxígeno atmosférico (02) ingresa al organismo por medio de los pulmones (P) y la sangre (S) vierte bióxido de carbono (CO2) en forma de desecho. Al exhalar se expulsa este último gas y así se completa el ciclo de oxidación del carbono. Digestión. La mayor parte de los alimentos no pueden usarse en el cuerpo bajo la forma en que se ingieren. No se disolverían con facilidad en el agua y no pasarían a través de las membranas celulares, aun si pudieran llegar ahí. Los alimentos que comemos son químicamente complejos, y las células no pueden usarlos en forma directa para su propio crecimiento. El primer paso es la digestión, proceso que ocurre en el aparato digestivo (1, 2 y 3) y en el que las moléculas de alimento se desintegran en moléculas más pequeñas.

OXIDACIÓN METÁLICA

Todos hemos visto cómo —cuando se dejan a la intemperie— los objetos metálicos se manchan con un polvo rojo. Cuando esto ocurre se dice que el metal se oxidó. Esto sucede en el nivel molecular y atómico. La explicación se encuentra al entender la oxidación y la reducción, los cuales son dos fenómenos que se producen en algunas reacciones químicas. La oxidación puede deberse al agregado de oxígeno a una sustancia, a la pérdida de hidrógeno o a la I pérdida de electrones por la misma. La reducción es el fenómeno contrario, y también se produce de tres maneras: por pérdida de oxígeno, ganancia de hidrógeno o ganancia de I electrones. Por ejemplo, cuando el magnesio se quema en el I aire, el metal se convierte en cenizas, gana oxígeno y resulta I oxidado. Las cenizas que quedan son óxido de magnesio.

LLUVIA ÁCIDA

Un tipo de fenómeno químico provocado por la actividad humana ocurre cuando combustibles fósiles, como el carbón y la gasolina son quemados emitiendo óxidos de azufre y carbono. Estos óxidos forman una mezcla en el aire húmedo produciendo ácidos sulfúrico, carbónico y nítrico. Cuando llueve o nieva, estos ácidos caen en la superficie como lluvia ácida. En el siglo veinte, la acidez del aire y de la lluvia fueron reconocidos como una amenaza para la estabilidad y la calidad del ambiente. La mayor parte de esta acidez es producida en naciones Industrializadas: Estados Unidos, I Canadá, Japón, y casi todos los países de Europa. Los efectos I de la lluvia ácida pueden ser devastadores para muchas I formas de vida, Incluyendo la vida humana. Sus efectos pueden ser más notables en lagos, ríos y en la vegetación.

CAMBIOS DE LAMATERIA VIVA

Los organismos que descomponen los restos de anima les y plantas muertos se denominan descomponedores. Desempeñan un papel fundamental en los ecosistemas por que liberan nutrientes en el aire, el suelo o el agua que, de no ser por ellos, quedarían atrapados dentro de los organismos muertos. Los animales que se alimentan de organismos muer tos se conocen corno necrófagos. Son importantes para el reciclado de los nutrientes. Los carroñeros también transfieren la energía de los animales del ecosistema de los que se I alimentan. Las bacterias y las levaduras son desintegra-I dores. Convierten los tejidos y los desechos de organismos I en sustancias más simples. Este proceso se llama descomposición. Los desintegradores regresan el nitrógeno, los I fosfatos y otras sustancias al suelo o al agua.

FORMAS DE COCCIÓN

Cuando los alimentos se cocinan ocurren profundos cambios en su estructura química. Se vuelven más digeribles para el organismo humano y su sabor cambia. Absorben agua y otras sustancias como sales. En suma, en la cocina se dan a diario fenómenos químicos cuando los alimentos son preparados en sus distintas formas; la cocina es un verdadero laboratorio químico. Cocinar cambio los alimentos física o químicamente de tal modo que se convierten en más deleitables y digeribles. El uso de calor mata o inactiva organismos causantes de enfermedades. El calor también retarda la acción de las enzimas y organismos que causan la destrucción de los alimentos. Los alimentos también son transformados por medio de la preparación de muchas diferentes maneras. Pueden ser alterados al cortar, picar, condimentar y congelar.

CONVERSIÓN DE ENERGÍA

Casi todas las formas de energía pueden convertirse en electricidad. Los procedimientos más comunes para producirla son los empleados en pilas y generadores. La potencia de los pilas se debe a la conversión de energía química en energía eléctrica. Muchos generadores convierten energía calorífica (por combustión) en energía eléctrica. Las pilas pueden compararse con un tanque lleno de energía. Una pila común contiene electrodos negativos, electrodos positivos y un líquido ácido llamado electrolito. El acumulador de coche (A) es un conjunto de pilas o baterías que convierten la energía química en eléctrica. Un electrodo (8) cede electrones al líquido mientras que el otro electrodo (C) los gana. Esto crea una diferencia de potencial que produce una corriente eléctrica cuando los electrodos se conectan en un circuito (D y E).

EBULLICIÓN Y EVAPORACIÓN

SI un poco de agua se dejó en un pato en una atmósfera seca, al cabo de algunas horas habrá desaparecido; se habrá evaporado. SI se calienta el agua en una olla, llegará un momento en que se forman burbujas de vapor. Este fenómeno de evaporación se llama ebullición. La ebullición se produce a una temperatura específica llamada punto de ebullición. Los líquidos se transforman así en gases. Las moléculas de líquido absorben suficiente energía calorífica para romper sus uniones y formar un gas. Al comienzo se forman burbujas en el líquido y cuando la presión en el interior de ellas iguala la presión atmosférica se produce la ebullición. La evaporación sólo afecta a una pequeña parle del líquido y se produce a cualquier temperatura inferior a la de ebullición. Las moléculas con mayor energía de la superficie del líquido pasan al aire.

CORRIENTE ELÉCTRICA

La corriente eléctrica es un flujo de cargas negativas llamadas electrones. La carga eléctrica se mide en unidades denominadas coulomblos, mientras que su intensidad se mide en amperes, La electricidad es una forma muy versátil de energía, que puede convertirse en cualquier otra, Incluidas luz y calor. Existen dos tipos de corriente eléctrica: corriente continua o directa, que fluye en una sola dirección, y corriente alterna, que cambia de dirección 60 veces por segundo. La corriente que normalmente utilizamos en nuestros hogares para iluminarnos o para hacer funcionar la mayor parte de aparatos eléctricos es corriente alterna. Por otra parte, la que usamos en algunos juguetes, aparatos y lámparas portátiles es corriente directa. Asimismo es de esta última clase la producida por los acumuladores o baterías de los automóviles.

CAMBIOS DE ESTADO

Muchas sustancias pueden existir en más de un estado: sólido, líquido o gaseoso. El estado depende de la temperatura y la presión. En ciertas condiciones de temperatura y presión, algunas sustancias cambian de estado. Los líquidos, por ejemplo, pueden volverse sólidos o gases, y los gases condensarse en líquidos. Cada sustancia está caracterizada por constantes físicas específicas como son, entre otras, los puntos de fusión y de condensación. La ebullición se produce I a una temperatura específica llamada punto de ebullición. Los líquidos se transforman así en gases. Las moléculas de líquido absorben suficiente energía calorífica para romper I I sus uniones y formar un gas. Al comienzo se forman burbujas de I I vapor en el líquido y, cuando la presión en el Interior de ellas iguala a la presión atmosférica, se produce la ebullición.

TEMPERATURA

Es una propiedad de los cuerpos que, entre ciertos límites, la podemos apreciar con nuestros sentidos. Los cuerpos en contacto y a diferente temperatura, tienden a igualarla, enfriándose los calientes y calentándose los fríos. Para determinar lo frío o caliente que está un objeto debemos medir su temperatura. Ello nos indica cuánta energía tienen los átomos del cuerpo. Cuanta más energía contengan los átomos, más rápido se moverán y mayor será la temperatura del objeto. Para cada sustancia simple, hay una temperatura específica en la I que se produce un cambio de estado, son los puntos de fusión I y ebullición. El cero absoluto (-273 °C) es la temperatura I I por debajo de la cual los átomos de cualquier sustancia dejan I de moverse. Las escalas más usadas para medir la temperatura son la centígrada (CC) y la Fahrenheit (°F).

MOVIMIENTO PENDULAR

Los tres tipos de movimiento más sencillos que ocurren en I la naturaleza son el movimiento uniforme, el movimiento uniformemente acelerado y el movimiento circular uniforme. Sin embargo, no son estos los únicos movimientos que pueden tener los cuerpos que observamos. Hay otros movimientos como el oscilatorio y el pendular. El péndulo simple es un cuerpo pesado o lenteja, sujeto por un hilo o cuerda de un soporte fijo y que puede girar libremente bajo la acción de su propio peso. Si observamos al péndulo en su posición inicial, es decir, cuando se ha separado una cierta distancia o elongación de su posición de equilibrio y se I ha soltado, vemos que las fuerzas que sobre él actúan son I dos: una su peso (P) en la dirección vertical y otra la reacción de la cuerda (T) dirigida hacia el soporte del péndulo.

MAGNETISMO

En 600 a.C. los antiguos griegos ya se habían dado cuenta de la existencia del magnetismo. Tales de Mileto supo de un mineral (magnetita) que atraía al hierro ordinario y encontró que ese mismo metal se imanaba tocando el mineral magnético. Los chinos descubrieron, probablemente alrededor del siglo XI, que un imán actúa como una brújula. Una de las características más relevantes de un imán es que al romperlo en dos partes, cada pedazo resulta ser también un imán. Se puede uno preguntar hasta dónde es posible continuar subdividiendo hasta que un medio imán no se comporte como tal imán. La respuesta es que esto no ocurre nunca. Podemos seguir así hasta la escalo subatómica y encontraremos que los mismos electrones, protones y neutrones son imanes. Todo imán posee un polo norte (N) y un polo sur (S).
http://www.pulsodigital.net
Posted by Editor in | septiembre 20, 2017
Da clic en la imagen para ver la lámina en tamaño completo
Dia Raza Octubre lamina educativa escolar etnia ecuador

Día de la Raza es el nombre que reciben en la mayoría de los países hispanoamericanos las fiestas del 12 de octubre en conmemoración del avistamiento de tierra por el marinero Rodrigo de Triana en 1492, luego de haber navegado más de dos meses al mando de Cristóbal Colón a lo que posteriormente se denominaría América.

La denominación fue creada por el ex-ministro español Faustino Rodríguez-San Pedro, como Presidente de la Unión Ibero-Americana, que en 1913 pensó en una celebración que uniese a España e Iberoamérica, eligiendo para ello el día 12 de octubre.

La fecha marca el nacimiento de una nueva identidad producto del encuentro y fusión de los pueblos originarios del continente americano y los colonizadores españoles.

La diversidad que existe dentro una misma especie resulta evidente cuando nos fijamos en las poblaciones humanas. Los rasgos faciales, la pigmentación de la piel, el color y forma del pelo, los grupos sanguíneos son algunos aspectos para los que todos conocemos diferencias individuales. Aunque percibimos las diferencias humanas mucho más fácilmente que las de otras especies, también podemos encontrar diversidad individual en el color y formas de caracoles y mariposas o en el color de las flores y la forma de las semillas de muchas plantas.

- ETNIA: Grupo humano con caracteres raciales, somáticos, lingüísticos y culturales comunes.

- RAZA: Cada una de las grandes clases en que se agrupan los individuos de la especie humana, atendiendo principalmente al color de la piel.

- POBLACIÓN: Grupo o comunidad humana extensa, formada por diversos núcleos familiares y residenciales, que viven y trabajan en un espacio geográfico común y tienen una organización social e instituciones unitarias. En antropología, "población" es el término que los científicos modernos han propuesto para sustituir al concepto de raza.

La ambigüedad que envuelve el concepto tradicional de la raza hace que, en muchas ocasiones, se confunda también con los conceptos de etnia, de pueblo, e incluso de nación. Para distinguirlos, hay que tener en cuenta que la raza es un concepto supuestamente referido a una comunidad biológica humana, mientras que los de etnia y pueblo se refieren a comunidades culturales y lingüísticas, y el de nación, a una comunidad política. Solo en casos muy especiales, como en el de pueblos que han vivido en condiciones de aislamiento muy notables (los pigmeos y los bosquimanos de África, por ejemplo) se hallan más cercanos (aunque siguen sin coincidir plenamente) los conceptos de raza, etnia y pueblo...

A nivel popular, se cree que cada raza tiene unas características físicas bien definidas. Sin embargo, esta clasificación es profundamente imprecisa, ya que la mayor parte de la población del mundo no se ajusta de forma clara a estos esquemas, como consecuencia de las continuas y multidireccionales mezclas de población que se están sucediendo desde la más remota antigüedad hasta la actualidad. Por lo tanto, en la práctica, nunca se ha podido documentar la existencia de ninguna raza pura ni de ninguna persona racialmente pura...

Etnias del Ecuador

En sus tres regiones continentales conviven 15 nacionalidades indígenas con tradiciones diversas y su propia cosmovisión. Las nacionalidades indígenas amazónicas más conocidas son: Huaorani, Achuar, Shuar, Cofán, Siona-Secoya, Shiwiar y Záparo. Los tagaeri, parientes de los huaorani, conforman otro pueblo de la zona pero este fue declarado como “intangible” por el Estado, en respeto a su voluntad de vivir alejados de la civilización.

En la sierra, en los Andes y en el austro, están los quichuas de la sierra con pueblos como los otavalos, salasacas, cañaris y saraguros. En la parte norte se encuentra la comunidad de los awa. En la costa del Pacífico están los chachis, tsáchilas y huancavilcas. En las ciudades y pueblos viven mestizos, blancos y afroecuatorianos, aunque también se dan importantes migraciones del campo a la ciudad.

Las comunidades indígenas del Ecuador están en su mayoría integradas dentro de la cultura establecida a diferentes niveles, pero algunas comunidades todavía practican sus propias costumbres, particularmente en lo más remoto de la cuenca pacha.
Por otro lado están los afroecuatorianos. Principalmente se encuentran dos concentraciones fuertes de población afrodescendiente en el país. Por un lado está la que existe en la costa norte en la provincia de Esmeraldas y por otro, la que vive en el Valle del Chota, entre las provincias de Imbabura y Carchi. Los afroecuatorianos habitan de todas formas en todas las regiones del país, con especial concentración en Esmeraldas y de la sierra norte.

La mayoría de la población ecuatoriana se autoidentifica como mestiza aunque existen algunos que prefieren adherirse a un legado cultural básicamente blanco/europeo, principalmente en las grandes ciudades, así también como

Pueblos y Nacionalidades

Costa:

  • Awá
  • Chachi
  • Epera
  • Tsa'chila
  • Manta Huancavilca

Sierra:

  • Karanki
  • Natabuela
  • Otavalo
  • Kayambi
  • Kitu-Kara
  • Panzaleo
  • Chibuelo
  • Salasaka
  • Kisapincha
  • Kichwa de Tungurahua
  • Waranka
  • Puruhá
  • Kañari
  • Saraguro

Amazonía:

  • A'i Cofán
  • Secoya
  • Siona
  • Huaorani
  • Shiwiar
  • Zápara
  • Achuar
  • Shuar
  • Kichwa de la Amazonía

Regiones Afroecuatorianas:

  • Costa Norte
  • Costa Centro-Sur
  • Valle del Chota
  • Pichincha
  • Sierra Centro - Sur
  • Amazonía Norte


Mestizos

Definiciones

De raza. Dícese del animal de casta seleccionada, cuyos progenitores pertenecen a esa misma casta y no han sido cruzados.

Raza amarilla. La humana, cuyos individuos tienen la piel de tono amarillento, estatura baja o mediana, cráneo braquicéfalo, cabellos lacios y negros, rostro aplastado y ojos oblicuos, con pliegue palpebral.

Raza blanca. La humana, cuyos individuos tienen la piel clara, ojos entre el azul claro y el pardo oscuro, cabello de rubio claro a negro, fino y lacio u ondulado, estatura mediana o alta y pilosidad corporal abundante.

Raza negra. La humana, cuyos individuos tienen la piel de color entre moreno muy oscuro y negro de ébano, pilosidad corporal escasa, cabellos crespos y muy rizados, estatura mediana o alta, cráneo dolicocéfalo, nariz ancha y aplastada y labios muy gruesos.

[Antropología] Raza Humana.

Variedad de la especie humana caracterizada por la presencia entre sus miembros de rasgos físicos, morfológicos y biológicos específicos y distintivos con respecto a los de otras variedades.

La palabra castellana raza parece proceder, como semicultismo, del latín ratio -onis ´cálculo´, ´cuenta´, en su acepción de "modalidad", "especie". Con ese sentido se documentó primero en italiano y en catalán (por ejemplo, en la obra del poeta Ausias March de la primera mitad del siglo XV). Y aunque hay algún testimonio castellano medieval, resulta evidente que en aquella época su presencia en Castilla debía explicarse todavía como un italianismo o, sobre todo, como un catalanismo.

Su uso en castellano empezó a ser más común en el siglo XVI, siempre con sentido peyorativo y para distinguir a los cristianos de las "razas" judía, morisca y gitana, por ejemplo. Todavía en el Diccionario de Autoridades de principios del siglo XVIII, su definición arrastra este sentido discriminatorio y despectivo: "casta o calidad del origen o linage. Hablando de los hombres, se toma mui regularmente en mala parte". Cuando la ciencia positiva francesa y europea en general comenzó a desarrollarse, más avanzado el mismo siglo, y recuperó el término y el concepto de raza con un sentido biológico, la palabra castellana comenzó también un proceso de resemantización paralelo.

Los supuestos rasgos raciales evidentes han sido tradicionalmente denominados fenotipos. Los principales fenotipos son el color de la piel, del pelo y de los ojos, la pilosidad, la estatura, las proporciones del tronco y de los miembros, la forma de la cabeza, de la cara, nariz, ojos, boca, labios y orejas, el grupo sanguíneo, etc.

Sin embargo, todas estas características son consideradas por los científicos modernos como ambiguas, imprecisas e inadecuadas para establecer clasificaciones raciales. En la actualidad, se prefiere considerar como rasgos distintivos sólo los factores genéticos (no observables a primera vista) en la medida en que tengan una presencia y una distribución especiales en algunas poblaciones humanas.

¿Existen las razas?

A nivel popular, se cree que las personas de raza blanca (o leudoderma, caucasoide o europea) tienen la piel blanca, el cabello lacio, bastante pilosidad corporal, nariz estrecha o media y estatura media o alta; que las personas de raza negra (o melanoderma o negroide o africana) tienen la piel morena o negra, el cabello rizado y fuerte, una abundancia media de vello corporal, labios y nariz gruesos, y estatura media o alta; y que las personas de raza amarilla (o xantoderma o mongoloide o asiática) tienen la piel pálida o morena clara, el cabello negro lacio, los ojos oscuros con "pliegues epicánticos" que les dan su característica forma oblicua, estatura baja o media, y escaso vello corporal.

Un análisis riguroso demuestra, sin embargo, que esta clasificación es profundamente imprecisa, y que la mayor parte de la población del mundo no se ajusta de forma clara a estos esquemas, como consecuencia de las continuas y multidireccionales mezclas de población que se están sucediendo desde la más remota antigüedad hasta la actualidad.

En la práctica, nunca se ha podido documentar la existencia de ninguna raza pura ni de ninguna persona racialmente pura. Hay europeos que miden 160 cms y otros que miden más de 2 metros; algunos tienen el pelo lacio y otros rizado, algunos claro y otros oscuro; la nariz de algunos es ancha y la de otros es estrecha. Muchas personas del sur de la India son de piel oscura, pero sus rasgos faciales y su pelo pueden ser similares a los de las personas blancas. Y también hay africanos como los ituri mbuti que miden 140 cms, mientras que otros, como los watusi, pueden alcanzar los 210 cms.

Tampoco ninguna subclasificación dentro de estos grupos resulta fiable. No existen individuos típicos ni subrazas típicamente bálticas, nórdicas, alpinas, dináricas ni mediterráneas (dentro de la raza blanca o leucoderma), como han intentado establecer numerosos antropólogos físicos.

Además, los distintos sistemas legales y culturales de cada zona o estado pueden establecer criterios de clasificación racial completamente arbitrarios. En los Estados Unidos, un hijo de una persona blanca y de una persona negra suele ser clasificado legal y culturalmente como persona negra, aunque su genotipo exprese que es tanto blanco como negro. Una ley de Louisiana de 1970 declaraba legalmente negra a cualquier persona que tuviera al menos 1/30 de sangre negra. Leyes de pureza racial parecidas han funcionado en la España de los siglos XV-XVII (estatutos de limpieza de sangre) y en la Alemania nazi, aplicados por lo general contra los judíos. Este fenómeno de adscripción preferente de una persona mestiza al grupo racial más minoritario o menos prestigioso recibe el nombre de hipofiliación, y constituye una prueba más de la arbitrariedad que pueden llegar a tener las clasificaciones y taxonomías raciales.

Lo mismo puede decirse del fenómeno contrario, el de la hiperfiliación, que consiste en adscribir a una persona mestiza al grupo racial más prestigioso.

Raza y población.

Aunque desde el siglo XVIII numerosos antropólogos físicos han querido dar al concepto de "raza humana" una dimensión y justificación físico-biológica, los avances de la ciencia genética del siglo XX han demostrado que las razas no son categorías físico-biológicas, sino formas de designación sociocultural caracterizadas por su imprecisión y ambigüedad.

Efectivamente, para que pudiésemos hablar de una "raza" en el sentido estricto del término, debería existir una población geográficamente aislada que mostrase rasgos físicos y biológicos puros, distintivos e inconfundibles, y que no hubiese mantenido ningún flujo de genes con otras poblaciones durante un período muy dilatado de tiempo. Y esa es una realidad prácticamente inexistente, o que, por lo menos, no se ha documentado de forma segura en ningún lugar del mundo.

Incluso los defensores y usuarios del concepto tradicional de "raza" asumen que ese término expresa la existencia, en un momento dado y en una cierta zona geográfica, de una concentración de varios fenotipos, o caracteres físicos evidentes, que se encuentran en un número importante de sujetos. Pero tal definición está sujeta a condicionamientos y excepciones tan notorios que de ningún modo puede convertirse en criterio de clasificación científica de los grupos humanos.

Aunque en el lenguaje no especializado siguen utilizándose el término y las categorías culturales de la raza y de las razas, los científicos prefieren utilizar en la actualidad el término de población para designar al grupo humano cuyas características genéticas tienen rasgos de especificidad suficientes como para ser considerado como un grupo especial. Y aceptan que tales rasgos de especificidad, que en su mayor parte no son observables a simple vista, sino mediante procedimientos de medición científica, aparecen en cada población de forma siempre parcial, sometida a cambios, mezclas y gradaciones entre sus miembros y entre los miembros de esa población y los de otras, lo que impide establecer categorías y clasificaciones precisas y cerradas también en el nivel de las poblaciones.

La inmensa mayoría de los antropólogos modernos han propuesto que, en cualquier caso, se sustituya la palabra raza por la de población, y que se evite la tentación de establecer clasificaciones cerradas dentro de este nuevo ámbito. Según el antropólogo norteamericano Marvin Harris, "sería preferible sustituir el concepto de raza por el de población. Una población humana es un grupo de personas cuyos miembros se cruzan entre ellos con frecuencia más que fortuita y que muestran frecuencias génicas diferentes cuando se comparan con los grupos vecinos de gente. De cualquier modo, la palabra raza y su significado popular son demasiado importantes como para ignorarlos".

En definitiva, la ciencia moderna utiliza el concepto y el término de población, que basa en la caracterización genética de los grupos humanos, aunque no pueda ignorar, por su arraigo universal, el concepto y el término popular de raza, basado en la morfología visible de tales grupos.

En consecuencia, el de genética de poblaciones es el nombre de la disciplina científica que se encarga de documentar, estudiar y clasificar las variedades y gradaciones genéticas (y sus correlaciones biológico-morfológicas) de los seres y de los grupos humanos.
Posted by Editor in | septiembre 12, 2017
Da clic en la imagen para ver la lámina en tamaño completo

1. Lombriz de tierra 2. Caracol común 3. Babosa 4. Ciempiés/ Escolopendras 
5a, 5b. Tarántula 6. Cochinilla de humedad 7. Escorpión común


8. Libélula 9. Caballito del diablo 10. Orugas de mariposa 11. Mariposa satírida 
12. Polilla geometra 13. Mariposa ícaro 14. Esfinge de calavera 15. Escarabajos florícolas



16. Chinche de campo 17. Escarabajo pelotero 18. Carabus sp. 19. Aceitera 
20. Ciervo volante 21. Grillotopo 22. Mantis 



23. Saltamontes de suelo 24. Saltamontes de matorral 25. Avispa 
26, 27. Escarabajos florícolas 28. Agallas de avispa 29. Moscas/ Moscardas 30. Hormigas


Posted by El Profe in | septiembre 10, 2017

The New Ecologist

Láminas Recomendadas